CNT Gipuzkoa
Portada del sitio > Ekintza sindikala Acción sindical > MCC > Evolución del cooperativismo

Evolución del cooperativismo

Jueves 2 de marzo de 2006, por Secretaría de prensa y comunicación

Evolución

del cooperativismo


Las transformaciones que se están dando, particularmente en la última década, en el mundo cooperativista son cada vez más patentes. En vez de modificar el entorno que planteaban las cooperativas, es el exterior quien está modificando el ser cooperativo. En el mundo globalizado en el que vivimos las empresas cooperativistas son cada vez más parecidas a las empresas capitalistas. No puede plantearse como signo único de diferenciación el modelo de gestión, que por otra parte es calcado al de las empresas de capital.


Aunque la experiencia cooperativa de Mondragón se siga reivindicando de la mayoría de los valores del cooperativismo, ésta es sólo una reivindicación de papel. La gestión empresarial de la dirección de nuestras cooperativas, ha entregado el alma del cooperativismo a cambio de consideraciones basadas en un pragmatismo economicista, que no deja el menor resquicio para que se desarrollen los valores cooperativos.


No somos solamente nosotros quienes constatamos estas tesis, Joseba Azkarraga (Abadiño 1972) miembro del instituto de investigación cooperativo LANKI en su libro en euskera “Diruak behar luke bihotzik” llega a conclusiones similares. Dice que en la actualidad hay dos posiciones en el cooperativismo una, la que denomina tradicionalista que quiere mantener la esencia cooperativista con sus valores y forma de actuar tradicional y otra, cuyo objetivo central y casi único es la rentabilidad y la eficacia empresarial con fuertes dosis de triunfalismo y que ésta sustentada fundamentalmente por las actuales direcciones ejecutivas. El libro hace una apuesta por la primera actualizada y critica la segunda porque los valores sólo sirven de pegote al objetivo único: eficacia empresarial. Dice también denotar pocas diferencias entre las cooperativas y las sociedades capitalistas. Señala que hay diferencias notables en las motivaciones íntimas de los equipos directivos y profesionales de los años70 que eran fundamentalmente público-políticos (mejora de la sociedad y el mundo del trabajo) y los de los actuales que son privado-individualistas, de desarrollo profesional individual tratando de eliminar todas las trabas que para el logro de ese fin se les presenten.


La potencialidad que para nosotros tiene el cooperativismo realmente existente en MCC se sustenta en el hecho de que las relaciones de propiedad de las cooperativas no sean capitalistas. Es eso lo que crea condiciones para que se puedan establecer modelos de relaciones laborales, de relaciones mercantiles y de relaciones con el entorno social, capaces de cultivar una parte de los valores. El cambio que propugnamos desde ahots kooperativista, para regenerar los valores cooperativos que deben guiar a nuestro movimiento cooperativista, es radical. Se necesita integrar los valores cooperativos en el modelo empresarial desde el mismo momento en que se empieza a definir cualquier plan o estrategia de negocio, de forma directa, en términos de cuánto se ha conseguido alcanzar de los valores cooperativos explícitamente contemplados en el diseño del plan.


Los valores que propugnamos, sin entrar en concreciones, se extienden a tres campos: el de las relaciones laborales, el de las reivindicaciones sobre el funcionamiento de la participación en nuestras cooperativas y el de la responsabilidad social del cooperativismo que desarrollamos.


El tema de los valores hay que plantearlo claramente y hacerlo en profundidad, buena oportunidad vamos a tener en los próximos tiempos donde parece se quiere someter a consideración del colectivo un debate sobre los valores del cooperativismo. Deseable sería que los órganos sociales sepamos impregnar nuestro planteamientos del suficiente sentido crítico y autocrítico dejando de actuar como miembros satisfechos de un rebaño que se dedica a las bondades del karaoke que nos marquen los mandamientos.


Texto publicado en la revista ahots Kooperatibista de octubre 2005

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0